Autobiografía de Joseph Merryck

Autobiografía J. Merrick

Uno de los documentos que mayor referencia nos da en la actualidad acerca de la personalidad de Joseph Merrick y de las condiciones existenciales que por su deformidad le correspondió vivir es precisamente un escrito de su autoría en el que resume su autobiografía.
El relato evidencia lo tierno y afable del carácter de Joseph, quien describe de forma muy realista pero sin la menor muestra de amargura o resentimiento los nefastos episodios sucesivos que debió experimentar a causa de su deformidad. Comienza su historia mencionando el incidente al que le atribuye la desgracia de su anormalidad física; el momento en el que su madre sufre un fuerte susto al ser arrojada a los pies de un elefante en una exposición de feria. De acuerdo a lo que Joseph escuchó desde su infancia, esta sería la causa de su deformidad, lo que lo hizo parecido a un elefante en gran parte de su cuerpo.
Al leer la biografía de Joseph no se puede dejar de imaginar lo difícil que debió haber sido para un pequeño de cinco años comenzar a sufrir los desplantes y el rechazo de sus compañeros de colegio y de las personas en general a su alrededor, quienes observaban con recelo su progresiva transformación, pues aunque nació como un niño normal, su cuerpo comenzó a desarrollarse de manera irregular desde temprana edad.
Tristemente para Joseph, las deformidades no se detuvieron y ningún médico fue capaz de tratar este fenómeno, por el contrario, las extrañas formas en su cuerpo crecían cada día más, especialmente en el lado derecho de su torso, su cabeza y su espalda. Mientras ellas aumentaban, la presencia de Joseph se hacía más perturbadora para las personas, incluso sus familiares, por tanto aumentaba también el rechazo y la indiferencia de la gente quienes comenzaban a catalogarlo como un monstruo, un animal, un ser humano semejante a un elefante.
De esta forma, paralelamente al aumento de su deformidad, crecía también para la vida de Joseph la desgracia y la miseria. Situación que se vio aún más agravada con la muerte repentina de su madre, no es difícil imaginar que esto debió ser para él un suceso devastador, en medio de la inminente transformación de su cuerpo, la única persona que podía seguir mostrándole amor, cuidándolo y protegiéndolo de las miradas indiscretas de los extraños era arrebata de su lado prematuramente.
Ciertamente con la pérdida de su madre Joseph tuvo que enfrentarse al mundo prácticamente solo, su padre pareció perderle el afecto, quizás influenciado por su nueva esposa una mujer incapaz de amar a Joseph, a quien solo veía como un inútil incapaz de trabajar y aportar económicamente a los gastos del hogar. Sin embargo, Joseph relata sus constantes intentos por conseguir empleo y aportar a su casa, entre ellos, el trabajo en una fábrica de cigarros y la venta ambulante de casa en casa, los cuales se vieron entorpecidos por su progresivo deterioro físico y su apariencia cada vez más terrible.
Joseph se convierte prácticamente en un mendigo, escapa de su casa para evitar los reiterados maltratos por parte de su madrastra y sus nuevos hermanos, deambula por las calles y difícilmente logra conseguir para su sustento diario.
Pero en medio de este complejo panorama, Joseph hace algo que muchas personas deberían aplicar a situaciones difíciles de sus vidas personales, logra utilizar su mayor debilidad que es su deformidad, para ganar el dinero necesario para sostenerse y mejorar su calidad de vida, se convierte es un fenómeno de circo, una rareza por la que las personas pagan por ver y que se exhibe como un espécimen singular de la raza humana. Denota esta acción quizás una de las cualidades más notables de la personalidad de Joseph, su capacidad de sobreponerse a la adversidad y utilizar aquello que parece muy negativo a su favor, para su propio beneficio personal.

Submit a comment